Publicado: 12 de Diciembre de 2019

La diabetes mellitus es un trastorno provocado por una deficiencia del organismo para producir insulina. Lo que provoca altos niveles de glucemia y otros desórdenes en nuestro metabolismo. Se trata de una enfermedad que afecta a hombres y mujeres de cualquier edad. Y los casos de pacientes jóvenes aumentan día a día. 

Por suerte, existen muchos tratamientos que son efectivos y mantendrán a raya este problema. Entre ellos se encuentra la fisioterapia, una técnica de gran eficacia para combatir las complicaciones de la diabetes. 

Consecuencias de la diabetes

Si no controlamos la enfermedad, puede afectar a nuestro organismo de diversas formas. Uno de los efectos secundarios más habituales es la neuropatía del sistema autónomo o periférico. Que es claramente visible mediante la aparición de úlceras en los pies, que en los casos más graves conlleva la amputación del miembro.

También puede causar hemorragias en la retina, disminuyendo nuestra visión progresivamente hasta provocar la ceguera. O complicaciones cardiovasculares debido a la tensión alta, un accidente cerebrovascular o arteriopatía coronaria.

Tratamientos de fisioterapia contra la diabetes

El principal objetivo de la fisioterapia en personas diabéticas es protegernos de los traumatismos. Ya que nuestro organismo es especialmente vulnerable a sus efectos. En este sentido, nos permite mejorar la circulación de las extremidades, evitando la aparición de los edemas. También es esencial para prevenir la atrofia muscular y evitar la rigidez en las articulaciones. 

Cada tratamiento debe estar especialmente diseñado para las características del paciente. Trabajando para recuperar la sensibilidad y propiocepción mediante el tratamiento postural, la cinesiterapia, termoterapia, hidroterapia y otras técnicas avanzadas. 

Diabetes y ejercicio físico

El ejercicio físico y la dieta son dos elementos esenciales para el control de la diabetes. Nuestros hábitos son cada vez más sedentarios, por lo que muchos pacientes no realizan toda la actividad física que debieran. Algo que implica enormes riesgos para nuestra salud. ¡Cambia esta dinámica para siempre! No solo nuestro nivel de glucemia mejorará, sino que además quemaremos más calorías y nos ayudará a estar en nuestro peso ideal. 

También podrás equilibrar la tensión arterial y el sistema vascular. En definitiva, te sentirás mejor y podrás desenvolverte en tu día a día con absoluta normalidad. Pero para que el tratamiento sea efectivo y seguro es necesario contar siempre con profesionales cualificados. Que a partir de tus características fisiológicas e historial clínico, elaborarán el plan de rehabilitación perfecto. Sin contraindicaciones ni efectos secundarios. 


Créditos Imagen