Publicado: 13 de Febrero de 2020

La obesidad es uno de los principales problemas de salud en la actualidad. Además de sentirnos más pesados y cansados, favorece la aparición de diabetes y todo tipo de enfermedades cardiovasculares. También es común experimentar dificultades al respirar, por lo que afecta en gran medida a la calidad de vida y dificulta las tareas cotidianas del día a día.

Si estás en una situación similar, en la entrada de hoy vamos a hablar de la fisioterapia respiratoria y todo lo que puede hacer para ayudarte. 

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

Se trata de una modalidad de la fisioterapia que se dedica a la prevención, estabilización y tratamiento de diversas enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio. Las sesiones deben llevarse a cabo por profesionales con la cualificación necesaria, que son capaces de detectar las patologías y aplicar la técnica más adecuada para cada usuario.

¿En qué se basa la fisioterapia respiratoria?

Diversos estudios científicos han demostrado que entrenar los músculos respiratorios mejoran en gran medida su fuerza y resistencia, incrementando además la capacidad de esfuerzo de los usuarios. La tonificación de esta zona es vital para paliar los efectos de la fibrosis quística, la EPOC y otras dolencias neuromusculares.

Y también presenta numerosas ventajas para las personas con sobrepeso. Se observa que a partir de ciertos niveles de obesidad pueden aparecer algunos problemas respiratorios graves, como es el caso de la hipoventilación. Las sesiones de fisioterapia se convertirán en tus mejores aliadas para superar todas estas dificultades.

¿Es adecuada para todas las edades?

Sí, la fisioterapia respiratoria se puede aplicar a adultos, ancianos, niños e incluso bebés que experimenten dificultades pulmonares. De hecho, la obesidad afecta cada vez a personas más jóvenes, por lo que iniciar las sesiones cuanto antes es esencial para descartar posibles riesgos en el futuro.

¿Puede sustituir al tratamiento médico?

¡En ningún caso! Debes seguir al pie de la letra las indicaciones del especialista que te atiende en el centro sanitario. Sin embargo, la fisioterapia respiratoria es un complemento perfecto para cualquier tratamiento que estés realizando. Y en algunos casos, incluso sirve para reducir la cantidad de fármacos.

Te ayudará a controlar tu patrón respiratorio para disminuir la disnea, al mismo tiempo que aumentas tu ventilación pulmonar, mejoras el drenaje de secreciones y previenes las infecciones respiratorias. En definitiva, te sentirás mejor, respirarás con total libertad y afrontarás con una sonrisa cada nuevo día.


Créditos Imagen